martes, 13 de noviembre de 2012

MI DISCAPACIDAD OCULTA


Hablar de mi discapacidad visual ante desconocidos no es tarea fácil, primero porque nadie se da cuenta de la misma, ya que por suerte he podido, hasta el momento, desenvolverme y adaptarme a mi forma de ver, por lo tanto  es algo invisible a simple vista. Cuando  voy afianzando la relación que comienzo con alguine, es algo que sé que en algún momento voy a tener que  comunicar y revelar. La verdad a veces siento que tengo miedo de que la otra persona se asuste por mi condición o no entienda de que se trata la baja visión y... lo cierto es que yo también tengo miedo, porque sé que no a todos les cae del todo bien que alguien le diga que uno tiene una determinada enfermedad, mi miedo es más bien al rechazo.
Imaginasen la siguiente situación: Comienzo a hablarme con alguna madre de los amiguitos de mi hija del jardín, invito al nene a mi casa para que juegue con mi hija, me siento afín con la madre del amiguito y veo que tenemos cosas en común, mientras tanto esta persona nada percibe sobre mi dificultad visual, pero bueno, llegado un cierto momento le comento dicha situación, ¿udes. Creen que esa mama no se va preocupar de dejarme a cargo su hijo sabiendo que yo no tengo un buen resto visual?, ¿es complicado, no?, pero bueno son estas realidades que me  tocan afrontar y  me hacen dar cuenta que debo demostrar mas que cualquiera que soy apta y capaz de cuidar de las personas que me rodean, y siento que debo rendir cuentas más que otros por mi sola condición de ser discapacitada visual.
Yo fui  de a poco despertando y tomando noción  que la sociedad no esta preparada para los “anormales”, y ahora que encuadro dentro de esta categoría me doy y tomo conciencia de lo mucho que se sufre por quedar aislado, por la incomprensión,   por la desinformación, por falta de empatía.
Yo trato de sumar y aportar, yo no se si estos artículos los lee alguien, pero si por lo menos puedo llegar a una sola persona para que comprenda lo que siento y pueda entender a otros como yo, ya me daré por satisfecha.
Gracias por estar del otro lado
Analia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola analia, hace algunas semanas vi tu blog, buscando informacion sobre la vista, y recien hoy me detuve a leer algunos articulos que escribiste, la verdad es que son todas cosas que estuve pensando desde hace un tiempo, parece que lo hubiese escrito yo jajaja... no tengo discapacidad visual, aunque sí mala visión, sin embargo estuve perdiendo agudeza visual en el ultimo tiempo y al ser muy miope, me mandaron hacer el famoso OCT -para mi desconocido hasta entonces- y resulta que tengo un poquito afectadas las máculas, de ahí que empezara a notar cambios distintos en mi vista -que no tenian que ver solamente con el aumento de la miopia-. A mí todo esto me ha hecho entrar en lugares muy profundos y dolorosos, estoy en este momento con muchos bajones animicos, al margen de problemas personales que me llevan a estar estresada desde hace tiempo. Entiendo cuando decis que los demas no pueden ver tu discapacidad, porque es algo que yo suelo pensar siempre, no importa cuanto mas o menos veamos concretamente, es algo que tiene mas que ver con una herida, yo lo vivo asi, esto que decis de sentirse "anormales"... mi punto igualmente al escribirte no es hablar estrictamente de la enfermedad, pero sí decirte que yo he leído tus articulos y me identifico y estoy muy segura de que mucha más gente lo hace. Bueno, te saludo con cariño, maria.

Analia Cantero dijo...

GRaciar Maria por tu visita y comentario, y que bueno que algo que salga de uno pueda servir a otros, siento que lo que hago no es en vano entonces,no hay que bajr los brazos y los estados de animo a veces nos juegan un amala pasada, pero a seguir adelante... besos

Silvia Simone dijo...

Hola Analía y todos quienes lean esto, hace muchos años padezco baja visión en el único ojo que la tiene ya que el otro ve solo luz y sombra. Hoy algo me dijo que en la web encontraría un lugar donde expresar lo que siento y busque y busque y apareciste tu y tu trabajo. Lei tu comentario y me sentí totalmente identificada, yo no le digo a nadie lo que me pasa, los familiares y amigos, lo saben, pero los conocidos por ejemplo a quienes muchas veces no saludo porque no los reconozco a menos que me hablen, dirán que soy orgullosa, despistada, en fin no se, pero han pasado mas de quince años y sigo sin decirlo.
Pierdo los ómnibus en la parada, por no ver los números o el destino pero.... tampoco le digo a nadie que me lo indique, ni tampoco uso el bastón verde, En fin creo que es cuestión de tiempo.
De cualquier frma par que no crean que soy una deprimida yo bailo folclore, ensayo y actúo y eso me da seguridad y satisfacción.
Gracias por atenderme Silvia

Related Posts with Thumbnails